Facebook Twitter Youtube
EUROCOPA 2016 ¿QUÉ FUE DE...?

Ilyin, el goleador oportuno


Jueves, 09 Junio 2016 12:09

El primer gol de una Eurocopa solo lo podía marcar Anatoly Ilyin. No era el mejor, ni el más prolífico pero sí el más oportuno.

Ilyin, que aprendió a correr tras un balón en el emblemático Gorky Park, esperaba a las grandes ocasiones para entrar en la historia.

Lo hizo en la final de los Juegos Olímpicos de Melburne, cuando ante 86.000 aficionados le dio a la Unión Soviética el título olímpico, gracias al tanto que anotó frente a Yugoslavia.

Repitió en el desempate ante Inglaterra del Mundial de Suecia, que clasificó a la URSS para cuartos. Pero, sobre todo, se aseguró la presencia en el libro de honor de la UEFA, al marcar el primer gol del primer partido oficial de una Eurocopa.

Fue el 28 de septiembre de 1958 en el Lenin Stadium de Moscú, ante 100.572 espectadores. La primera Eurocopa se jugó con eliminatorias a ida y vuelta hasta las semifinales y la URSS y Hungría abrieron el torneo. Ilyin no necesitó más que cuatro minutos para adelantar a su equipo, que se impondría por 3-1.

Estaba tan predestinado que hasta el calendario se puso de su parte. A esa primera Copa de Naciones de Europa se apuntaron 17 selecciones. Había que descartar una con una eliminatoria previa entre Irlanda y la República Checa, pero ambas no encontraron una fecha oportuna hasta abril. Ese retraso reservó un sitio en la historia a Ilyin y condenó al olvido no Liam Tuhony, el modesto trabajador de una fábrica de neumáticos que marcó el primer gol de Irlanda, en la previa.

Héroe del Spartak de Moscú, el equipo con el que conquistó cinco campeonatos rusos y en el que hizo toda su carrera, desde 1949 a 1962, Ilyin colgó las botas con 31 años y fue entrenador de la Academia del Spartak hasta 1996. Falleció el pasado 10 de febrero, con 84 años.

 

 
  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Para cargar tu nombre y correo automáticamente, accede a Facebook
0
Sus comentarios estarán supervisados por los administradores.
El Desmarque