Facebook Twitter Youtube
EUROCOPA 2016 ¿QUÉ FUE DE...?

John Charles, el "Gigante Bueno" sin suerte en los negocios


Viernes, 10 Junio 2016 11:51

John Charles, con permiso de Ryan Giggs o incluso de Gareth Bale, es el mejor jugador que nunca ha tenido Gales. Para muchos no es muy conocido pero a finales de los años 50 y a principios de los 60 fue uno de los mejores jugadores del mundo. En las filas del Juventus, solo el Real Madrid le cortó el paso para reinar en Europa. Es toda una institución británica.

Juan José Lahuerta

Charles nació en Swansea y estaba destinado a ser minero. Sin embargo, sus amigos le aconsejaron que intentara dedicarse a algún deporte. Su físico imponente (1,93 centímetros de altura) podía darle una salida lejos de la mina y así lo intentó.

Por su corpulencia, probó con el boxeo. Sin embargo, a Charles no le gustaba hacer daño a sus rivales. Por eso se cambió al fútbol. Y, en ese deporte, consiguió abrirse camino de forma espectacular.

Entre 1948 y 1957 marcó 157 goles con el Leeds. El Juventus no dejó escapar la ocasión y fichó a Charles por 65.000 libras, el traspaso fue récord en la época y no defraudó.

Junto al argentino Omar Sivorí, formó una extraña pareja. Uno, bajito, revoltoso, habilidoso. El otro, enorme, resolutivo y polivalente. En el Leeds empezó de defensa y luego fue delantero. En el Juventus, cuando hacia falta, retrasaba su posición. Y, aun así, fue máximo goleador de Italia con 28 goles. Ganó tres ligas y dos copas antes de regresar a su país.

Entre medias, unos cuartos de final históricos de Copa de Europa que perdió ante el Real Madrid. El conjunto blanco necesitó un partido de desempate porque en el Bernabéu, un cabezazo de Charles permitió a Sivori marcar para que el Juventus ganara 0-1, como hizo el Madrid en la ida. Sin embargo, en París, el sueño se acabó. Los blancos ganaron 3-1 en el desempate.

Pero si algo quería con locura John Charles, era a Gales. Con su selección participó en su única competición grande hasta este año, cuando jugará una Eurocopa. En el Mundial de 1958 celebrado en Suecia, Charles condujo a su selección hasta los cuartos de final.

Sin embargo, una lesión inoportuna le impidió jugar el partido ante Brasil que su equipo perdió 1-0 con gol de Pelé.

Por todos aquellos años, fue tercero en el Balón de Oro que ganó Di Stéfano en 1958. Los años, que no pasan en balde, fueron haciendo mella en Charles, que después de jugar un año en el Roma, tres en el Cardiff, cinco en el Hereford United y dos en el Merthyr Tydfil, se retiró en 1974 con 43 años.

Su trayectoria posterior fue dispar. Regresó a Swansea, donde nació, como gerente del equipo juvenil. Dejó el cargo en 1976.

Después se marchó a Canadá y ejerció como director técnico del Hamilton Steelers. Duró cuatro meses.

No tardó en coger las riendas de un hotel en el norte de Inglaterra. Tampoco fue bien. Luego montó una tienda de deportes y no funcionó. Ni los dos bares que intentó abrir. Casi ningún negocio que tocaba, triunfó.

Pero el "Gigante Bueno" nunca fue olvidado. Aquel chaval que no quiso hacer boxeo para no pegar a sus rivales, recibió en 2002 la Orden del Imperio Británico. Murió en 2004, una embolia pulmonar acabó con él a los 72 años.

"He disfrutado de una vida maravillosa gracias al fútbol y he ido a sitios adonde la mayoría de la gente nunca podrá ir. Y, todo ello sin tener que pagar un penique", dijo un día.

A John Charles, realmente, el dinero nunca le importó. Fue feliz siendo buena gente, sin necesidad de triunfar en los negocios. "Si alguien golpeaba a John, él le sonreía y le daba la mano", afirmó su compañero del Juventus Ernesto Casano. Así era el "Gigante Bueno".

Recursos de archivo en www.lafototeca.com Código: 1105946

Recursos de archivo en www.lafototeca.com Código: 1105945

 

 
  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Para cargar tu nombre y correo automáticamente, accede a Facebook
0
Sus comentarios estarán supervisados por los administradores.
El Desmarque