Facebook Twitter Youtube
FÚTBOL EUROCOPA 2016 (Análisis)

La convocatoria alemana, entre la renovación y la continuidad


Martes, 31 Mayo 2016 14:58

La lista definitiva de Alemania para la Eurocopa -que quedó hoy cerrada tras los descartes de Sebastian Rudy, Karim Bellarabi, Julian Brandt y Marco Reus- muestra cómo el campeón del mundo se encuentra en una fase de transición entre la renovación y la continuidad.

Rodrigo Zuleta

En la lista de 23 jugadores del seleccionador Joachim Löw hay catorce jugadores que estuvieron en Brasil y nueve que todavía no han disputado ningún torneo con la selección absoluta.

Sin embargo, la renovación es menor de lo que podría indicar ese dato. Si se mira la lista de ausentes, con respecto al equipo de 2014, se ve que sólo cuatro de ellos, Philipp Lahm, Per Mertesacker, Christoph Kramer y Miroslav Klose, tuvieron un papel destacado en la conquista del título mundial.

Lahm, Klose y Mertesacker, los más importantes entre los ausentes, han puesto fin a su carrera como internacionales. El único de ellos del que Löw prescindió voluntariamente es Kramer, que no ha tenido una buena temporada con el Bayer Leverkusen.

De resto, los ausentes jugador un papel bastante marginal en 2014 empezando por los dos porteros suplentes, Roman Weidenfeller y Ron-Robert Zieler, que ahora dan paso a Bernd Leno y al barcelonista Marc André ter Stegen.

Entre los nuevos -además de los dos porteros suplentes- está el delantero Mario Gómez, que seguramente hubiera estado en Brasil de haber estado bien físicamente, tres jugadores que son una apuesta de futuro como son los centrocampistas Julian Weigl y Joshua Kimmich y el delantero Leroy Sane.

La lista de novedades la completan Jonas Hector, que puede ser titular como lateral izquierdo, Emre Can y Antonio Rüdiger, un central que también podría ser desplazado a la banda derecha.

En todo caso, la columna vertebral del equipo sigue estando formada por jugadores ya contrastados como se advierte sólo al repasar los nombres de Manuel Neuer, Jerome Boateng, Mats Hummels, Bastian Schweinsteiger, Sami Khedira, Toni Kroos, Thomas Müller y Mesut Özil.

Los casos de Schweinsteiger y Hummels resultan en cierta medida paradigmáticos puesto que los dos vienen de sufrir lesiones que llegaron a poner en duda el sentido de su convocatoria.

Schweinsteiger, que tuvo una lesión de rodilla, ya está a punto de poder entrenar con el equipo, según aseguró hoy Löw. Hummels, que sufrió un desgarre, necesitará más tiempo pero a la hora de los descartes, y tras consultarlo con el departamento médico, Löw optó por seguir contando con él.

Con los dos queda el riesgo de que no estén a punto para el primer partido y que sólo puedan empezar a jugar ya empezado el torneo.

Löw sigue apostando por la base del equipo que triunfo en Brasil y cuya base era ya la selección que había quedado tercera en 2010 en Sudáfrica. Al lado de Schweinsteiger incluso queda un superviviente de 2006 que es Lukas Podolski.

Sin embargo, pese a esa voluntad de continuidad, Löw sabe que tiene que hacer modificaciones en lo táctico y de hecho ya ha empezado a hacerlas.

En la convocatoria llama la atención la ausencia de laterales puros. El único es Jonas Hector. El otro que había jugado habitualmente como lateral en la selección era Sebastian Rudy y fue uno de los descartes.

Si se piensa en 2014, se puede ver que eso puede apuntar a una tendencia que viene desde entonces. En Brasil, Alemania empezó el sorteo con la que se llamó la defensa de los gigantes -Boateng, Mertesacker, Hummels y Höwedes- formada por cuatro jugadores que habitualmente son centrales.

Después, a partir de octavos, Lahm retrocedió de centro del campo al lateral derecho pero Lahm ya no está. En algunos partidos desde 2014 Löw ha empezado a probar con una defensa de tres centrales en línea, lo que le permite ganar un hombre en el centro del campo.

Adelante, el descarte de Reus, por lesión, hace pensar que el equipo jugará muy parecido a como lo hizo en 2014. De los cuatro hombres de ataque de entonces, solo falta Klose.

Löw puede elegir entre un nueve clásico, Gómez, o un falso nueve como Mario Götze. Los románticos sin duda preferirán a Götze pensando en la final de 2014 cuando entró en la prórroga, para sustituir a Klose, y marcó el gol de la victoria contra Argentina.

CLICK PARA COMENTAR
Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque