Facebook Twitter Youtube
Sus potentes saques de banda ya le han costado algún disgusto a sus rivales

Aron Gunnarsson, un vikingo en la banda

Escrito por ElDesmarque/EFE

Miércoles, 29 Junio 2016 13:39
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Gunnarsson se dispone a sacar de banda.

El capitán de la selección islandesa lleva el pecho y los brazos cubiertos de tatuajes vikingos. Tiene 27 años y hasta los 15 jugaba al balonmano, el deporte nacional de su gélida isla europea. Se llama Aron Einar Malmquist Gunnarsson y custodia el armas secreta de Islandia: los saques de banda.

"La utilizamos desde hace mucho tiempo y la trabajamos mucho en el entrenamiento (...). Es nuestra arma y seguiremos usándola", comenta Gunnarsson desde detrás de una frondosa barba nórdica.

El seleccionador de Inglaterra, Roy Hodgson, era consciente del peculiar peligro que Islandia es capaz de crear con los saques de banda. Con uno de esos proyectiles lograron la clasificación a octavos y, con otro, apearon antes a Austria del torneo. "Hay que estar un poco ciego para no darse cuenta de que Gunnarsson es un arma para ellos. No solo en los saques de banda en campo contrario, sino también desde su propio banderín de córner, desde donde intenta que el balón llegue hasta la línea del medio del campo. Somos conscientes de esas cosas y nos preparamos para ello", dijo antes del duelo el técnico inglés.

Y, aún así, uno de sus misiles desde la banda inició la jugada del empate ante los ingleses. Después llegó el 2-1 con un disparo de Sigthorsson ajustado al palo. Y luego, la apoteosis vikinga.

Se calcula que más de 10.000 personas celebraron en la clasificación de los islandeses en Reikiavik. Una explosión de felicidad para un diminuto país que nunca antes había disputado una Eurocopa y que eliminaba a la gran Inglaterra, que llegó al torneo como una de las favoritas.

"La peor derrota de nuestra historia. Inglaterra derrotada por un país que tiene más volcanes que jugadores profesionales. Hemos jugado contra Islandia", escribió en twitter el exfutbolista inglés Gary Lineker.

La técnica del letal saque de banda de los islandeses emana del balonmano, deporte en el que se forjó Gunnarsson, del que come su hermano Arnor, profesional en el club alemán Bergischer, y que le valió a su país una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Perdieron aquella final, precisamente, contra Francia, su rival en cuartos de final el próximo domingo en el Estadio de Francia de Saint Denis, a las afueras de París, a las 21.00 hora local.

Como Gunnarsson, gran parte de los islandeses forman parte de la generación de 1989 y han crecido jugando juntos en las categorías inferiores desde los 17 años. Conforman una pandilla de amigos que disfruta sin presión de su momento dulce a los mandos de una dupla de entrenadores formada por el sueco Lars Lagerbäck y el islandés Heimir Hallgrímsson, quienes compensan la falta de exquisitez técnica del equipo con una precisión táctica y organización defensiva encomiable.

Los 23 vikingos tienen ahora la posibilidad de eliminar a Francia de su propia Eurocopa y, de paso, dejar en evidencia a la mayor estrella del torneo, el portugués Cristiano Ronaldo, quien tras no pasar del empate en la fase de grupos contra los volcánicos aseguró que estos tienen "una mentalidad pequeña" y que no llegarían "lejos" en el torneo.

Gunnarson, cansado de la polémica mediática con el astro portugués, prefiere paladear los días en los que muchos europeos se sienten un poco islandeses. "Al mundo le gustan las cenicientas, y es especial sentirse parte de ello", resume.

CLICK PARA COMENTAR

Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque