Facebook Twitter Youtube
Conte deja paso a Ventura con la duda de la regeneración

Cambio en el banquillo de Italia, ¿también de jugadores y estilo?

Escrito por Óscar González / EFE

Domingo, 03 Julio 2016 11:23
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Antonio Conte, con la selección italiana.

Italia se despidió de la Eurocopa con una mezcla de decepción por caer en la tanda de penaltis y el orgullo que le supuso llevar al límite a los campeones del mundo.

La "era Conte" se cierra sin títulos pero repleta de elogios hacia el técnico que ha devuelto a los italianos la confianza en su selección. Porque la "azzurra" ha tenido el inconfundible sello de su técnico, que se va al Chelsea.

El carácter de Conte lo ha impregnado todo en este equipo. Volcánico y minucioso, los jugadores supieron pronto que no podían escatimar ni una gota de sudor y fueron sometidos a largos entrenamientos tácticos, en los que se estudiaban todas las variantes de los rivales.

A falta de talento, Conte les dio un método. La frase más repetida por los jugadores en Montpellier, donde Italia montó su campamento base, fue que en el campo sabían en todo momento dónde tenían a sus compañeros. Un rigor táctico al que se sometieron encantados.

Italia, que llegó con muchas dudas y hasta miedo a Francia, se soltó tras ganar el primer partido contra Bélgica, que celebró casi como una victoria en una final, y, sobre todo, tras eliminar a España.

El baño de autoestima que se dio la plantilla al ser muy superior al equipo que había sido su "bestia negra" en los últimos tres Europeos les hizo creer que con el esfuerzo y la solidaridad bastaría para ir pasando rondas. "Este equipo me recuerda al de 2006", aseguraba la víspera del encuentro frente a los españoles Andrea Barzagli.

Pero no fue así. La selección italiana trató de aplicar el mismo plan contra Alemania, pero con el paso de los minutos entendió que los campeones del mundo tenían más variantes que el juego español y sacó a relucir su adn defensivo. En la prórroga directamente renunció a atacar y en la tanda de penaltis le temblaron las piernas más de lo debido.

Italia regresa orgullosa, pero Conte ha exprimido al máximo a una generación que entra en su recta final.

Del equipo inicial que alineó ante Bélgica, el que se supone que sería su equipo tipo, sin lesiones, sólo Matteo Darmian no tendrá más de 30 años (29) en el Mundial de Rusia.

El resto llegará al límite de su carrera o no estará directamente. Gigi Buffon (tendrá 40 años), Andrea Barzagli (tendrá 37), Leonardo Bonucci (31), Giorgio Chiellini (33), Antonio Candreva (31), Daniele de Rossi (34), Thiago Motta (35), Eder (31) y Graziano Pèlle (33).

Muchos, con Buffon al frente, lloraron tras perder contra Alemania porque saben que puede ser su última oportunidad de brillar en un gran torneo.

El futuro no puede ser más incierto para una selección italiana que tendrá al veterano Giampiero Ventura (68 años) al frente.

Ventura, después de dirigir a 21 equipos, afronta su gran reto. Se le considera un entrenador didáctico, al que le gusta el buen juego y cuenta con el beneplácito de los pesos pesados del equipo, pero se le achaca no haber dirigido nunca a un conjunto grande.

A la Federación italiana, además, se le ha caído el proyecto que había ideado por la renuncia de Marcello Lippi a ser el director técnico de las selecciones. La víspera de que Italia jugase contra España, Lippi dio el paso atrás para no someterse a un posible conflicto de intereses, ya que su hijo es agente de jugadores.

El último entrenador italiano campeón del mundo iba a ser el que coordinase el trabajo de Ventura e impusiese respeto frente al poder de los clubes.

Ahora, la Federación italiana debe decidir lo antes posible si mantiene ese cargo y quién lo ocupará. De momento, el 5 de septiembre, Italia comienza a afrontar la fase de clasificación del Mundial de Rusia, contra Israel en Tel Aviv, en un grupo en el que también están España y Albania, entre otras.

CLICK PARA COMENTAR

Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque