Facebook Twitter Youtube
EUROCOPA 2016 PORTUGAL-FRANCIA (Análisis)

Deschamps, Fernando Santos y un duelo de contragolpe

Escrito por ElDesmarque/EFE

Sábado, 09 Julio 2016 12:26

El francés Didier Deschamps y el portugués Fernando Santos juegan el domingo la partida táctica definitiva por la Eurocopa 2016, un duelo de alta velocidad y contragolpe, entre la pretensión ofensiva gala y la prioritaria organización lusa, con una pieza decisiva en cada uno: Cristiano Ronaldo y Antoine Griezmann.

Iñaki Dufour

Un 'tablero', el estadio de Saint Denis, en París; once 'fichas' por conjunto, con tres de reserva en cada banquillo, y 90 minutos, si alguno es capaz de ganar en ese tiempo; 120, si hay prórroga; o los penaltis, el último recurso para el desenlace de un choque diseñado desde los técnicos y su idea para la final de la Eurocopa.

"Es el momento más importante de mi carrera. Mi país, mi bandera, mi familia y mis amigos representan mucho para mí", decía el técnico portugués nada más avanzar hasta la final gracias a Cristiano Ronaldo, asistente y goleador en la semifinal contra Gales; el futbolista que luce y golea con el conjunto luso. Es indispensable.

"No sé si el mejor momento, pero ganar una semifinal en tu casa, ante tu afición, es una gran emoción", apuntaba, por su parte, Deschamps un día más tarde, después de resistir, golpear y ganar a Alemania, con un nombre por encima de todos, Griezmann, el mejor goleador del torneo, con seis dianas, dos ante el equipo germano.

"Es una ventaja tener un jugador como él, capaz de marcar y hacer que jueguen bien los que están a su alrededor", dijo el seleccionador francés sobre el atacante del Atlético de Madrid.

De la inspiración de los cuatro, dos por equipo, depende buena parte de la final. Los cuatro son hombres decisivos del partido, los técnicos necesitan la mejor versión de sus estrellas y su acierto o no en el planteamiento, ya sea de Deschamps, de Santos o de los dos, sin el talento de Cristiano o Griezmann bajan sus posibilidades.

Desde el punto de vista del rival, también habrá una atención imprescindible hacia ambos. Para Deschamps, cómo contener el tiro, el salto, el cabezazo, el regate y la velocidad de Cristiano. Para Santos, cómo frenar al goleador de la Eurocopa, su inalcanzable carrera, conducción, combinación y definición.

No se prevén atenciones individualizadas, pero sí habrá previsión en ambos equipos, que miran al duelo desde una visión más global. "Portugal siempre tiene un plan de juego", explicó esta semana Fernando Santos, un técnico pragmático con una filosofía en cada sesión preparatoria: "Vamos a jugar mal si entrenamos mal".

Y el plan de Portugal en esta Eurocopa ya está trazado desde el principio. El orden por encima de todo, con sus cuatro defensas -está pendiente de la evolución de Pepe, que ya fue baja ante Gales-, su acumulación de jugadores en el centro del campo y la rapidez y contundencia de su ataque, sobre todo de Cristiano.

En Saint Denis, el estadio donde Fernando Santos debutó el 11 de octubre de 2014 con la selección portuguesa, el día que asumió un reto que ahora está al alcance de una sola victoria más, no se prevé nada diferente de Portugal. Ni de Francia, un equipo que no ha brillado completamente, pero que dispone de un contragolpe letal.

Lo lidera Griezmann, la base del ataque de Deschamps, porque su equipo aún no ha encontrado el juego combinado para ser más constante en el asedio a sus adversarios. Sobre la velocidad y los espacios es mucho más incisivo, con Payet por un lado, con Sissoko por otro, con Giroud en punta y sujetado por su centro del campo.

Pero, esta vez, las obligaciones con la pelota, la iniciativa y la responsabilidad de la posesión, al contrario que la semifinal del jueves ante Alemania, serán mayores para Francia, con más dificultad cuando tiene el peso del balón, pero con variantes dependiendo del rival y del encuentro. Ha jugado 4-3-3, 4-4-2 o 4-2-3-1

Hay dos referencias entre ambos equipos y seleccionadores en el pasado más reciente, las dos con victoria de Francia. La última, el 4 de septiembre de 2015 en Lisboa, con un gol de Mathieu Valbuena (0-1); la primera, el 11 de octubre de 2014, con un 2-1 en Saint Denis, el escenario de la partida táctica final por la Eurocopa.

CLICK PARA COMENTAR
Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque