Facebook Twitter Youtube
El ruso fue el héroe soviético en 1960

Ponedelnik enseña a ganar una Eurocopa un 10 de julio en París

Escrito por EFE / Iñaki Dufour

Domingo, 10 Julio 2016 18:00
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

La URSS levanta la copa de 1960.

La final de la Eurocopa 2016 de este domingo devuelve de inmediato a la memoria del fútbol continental al ruso Viktor Ponedelnik, el goleador del primer campeón, la Unión Soviética, en 1960, el "momento de gloria" de un goleador al que tentó el Real Madrid y que abrió el palmarés del torneo europeo.

En la prórroga, a siete minutos del final, frente a Yugoslavia, en París y un 10 de julio, la ciudad, aunque ese duelo se disputó en el Parque de los Príncipes -ahora será en Saint Denis- y la fecha que decidirá este domingo el nuevo campeón, el ariete cabeceó el 2-1 tras un "soberbio centro" del lateral georgiano Mikhail Meshki.

"Fue un punto cumbre en mi carrera; el momento estrella de mi vida. Siempre disfruto recordando esa final. Tras vencer a Yugoslavia, fuimos la primera selección campeona de Europa. Nadie puede olvidar un momento de gloria como aquel, ya sean los aficionados o los propios jugadores. El tanto de la victoria en el minuto 113 fue el momento más importante de toda mi carrera", exponía en declaraciones recogidas por la página web de la UEFA.

Ponedelnik, el primer futbolista de un club de Segunda División en ser llamado para la selección absoluta, había impresionado con un increíble debut en el mes de mayo, en un 7-1 a Polonia, con tres goles suyos. Semanas después, con 23 años, anotó en la semifinal ante Checoslovaquia (0-3) e hizo campeona de Europa a la URSS.

Aquel gol y aquella victoria fueron premiadas con 200 dólares estadounidenses para cada jugador y con la admiración de todo el fútbol europeo. En una recepción en la Torre Eiffel tras el torneo, Santiago Bernabéu, entonces presidente del Real Madrid, "estaba preparado para comprar a la mitad del equipo, sin duda". "Lev Yashin, Valentin Ivanov, Igor Netto, Slava Metreveli, yo... Evitamos la conversación", repasó Ponedelnik de aquel momento en París.

El atacante, que marcó 20 goles en 29 partidos con su selección y que junto a Yashin y Netto sufrió cuatro años después la decepción de la derrota en la final de la Eurocopa de 1964 con España, nació el 22 de mayo de 1937 en Rostov-on-Don. Tenía cuatro años cuando la ciudad fue invadida por primera vez en la Segunda Guerra Mundial.

"Quemaban todos los lugares; mucha gente falleció. Conseguimos coger el último tren para salir de allí pero no hubo tiempo para recoger pertenencias personales", relató después Ponedelnik, que pasó el resto de la contienda en Tiflis antes de volver a su ciudad natal y despuntar con 19 años en el FC Rostselmash, brillar después en el SKA Rostov-on-Don y dar el salto a la selección de la URSS.

A los 29 años se retiró del fútbol, tras recuperarse de una operación de apendicitis, e inició otra carrera como periodista y escritor -también había ejercido su padre esa profesión- hasta su jubilación en Rostov del Don, donde una estatua a tamaño natural en la entrada del estadio, con la camiseta de la URSS y el trofeo de la Eurocopa, recuerda al goleador decisivo del primer campeón.

CLICK PARA COMENTAR

Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque