Facebook Twitter Youtube
Cristiano Ronaldo y Messi han derramado lágrimas en las últimas finales que han jugado con sus selecciones

Los héroes también lloran

Escrito por Nacho Pérez

Domingo, 10 Julio 2016 22:17
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Cristiano Ronaldo llora ante la mirada de Adrien Silva.

Cristiano Ronaldo sólo pudo disputar 24 minutos de la final de la Eurocopa. El astro portugués recibió una dura entrada por parte de Payet y no logró recuperarse del fuerte golpe. Se retiró del campo entre lágrimas. Leo Messi, su alter ego, también acabó entre lágrimas la final de la Copa América Centenario disputada en junio ante Chile.

Volver a jugar una final de Eurocopa con Portugal era un sueño para Cristiano Ronaldo. El jugador luso tenía la obligación moral de desquitarse después de caer derrotado en la final de 2004 ante Grecia en Lisboa. Aquel duro golpe marcó a un Cristiano, que no ha parado de ganar desde que se le viera llorando sobre el césped tras aquel partido.

Tras tanta espera, poco le duró la final a Cristiano Ronaldo. Dimitri Payet entró con mucha fuerza a por un balón que tenía en posesión Cristiano Ronaldo al borde del minuto 20 y el portugués entre lágrimas abandonó el campo consciente de que esa final tan ansiada se le escapaba. Trató de volver, pero le fue imposible mantenerse sobre el campo. Como en 2004, la estrella lusa se marchaba del césped entre lágrimas.

Leo Messi, con el que tanto se compara a Cristiano Ronaldo y principal rival del portugués en prácticamente todos los títulos individuales y colectivos por los que pelea, también se retiró del terreno de juego en la última final que jugó con su selección llorando. El argentino volvió a caer ante Chile en una tanda de penaltis por segunda vez consecutiva y no pudo reprimir las lágrimas. Tal fue el desencanto que expresó tras la final su deseo de abandonar a la albiceleste.

Los héroes también lloran. Los casos de Messi y de Cristiano Ronaldo, seguidos por millones de personas alrededor del mundo, no son más que otro ejemplo de esta afirmación. En el deporte, se pierde más veces de las que se gana. Aunque este domingo, las lágrimas de dolor de Cristiano se tornaron al rato en un llanto de alegría.

CLICK PARA COMENTAR


 

 
El Desmarque