Facebook Twitter Youtube
La federación sigue queriendo renovarle

El futuro de Del Bosque vuelve a escena

Escrito por EFE / Roberto Morales

Sábado, 18 Junio 2016 21:38
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

El seleccionador, pensativo.

La decisión de Vicente del Bosque de abandonar el puesto de seleccionador a la conclusión de la Eurocopa 2016, sea cual sea el resultado de la Roja, choca de frente con el nivel de juego mostrado por una selección que recupera la mejor de sus imágenes y alimenta el deseo de la Federación Española de hacerle cambiar de idea.

"El futuro es los veintitantos días que me quedan aquí. Ese es el futuro, el intentar llegar hasta el final. El mundo del fútbol no tiene mucho más recorrido". Es la última declaración de Del Bosque, en una entrevista a Iberdrola, sobre un tema ante el que suele mostrarse esquivo.

Dada su importancia, a las cotas que ha llevado a la selección española el técnico salmantino, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), ha hecho una excepción a su habitual forma de actuar. Antes del inicio de un gran torneo es público si el seleccionador seguirá al mando o se marchará.

El último precedente explotó por la forma de actuar que tenía Luis Aragonés. Tras dos ofertas rechazadas para renovar, había comunicado antes de la Eurocopa 2008 que no seguiría como seleccionador y se había comprometido con el Fenerbahçe turco.

Fernando Hierro, que ejercía de director deportivo de la RFEF, ya había cerrado el acuerdo con Del Bosque que comenzaría en agosto. El nivel de España en una competición en la que fue lanzada desde el inicio hacia el título, provocó que Luis a través de su equipo de trabajo intentase modificar la situación. Ya era tarde.

Ahora Del Bosque tiene tomada la decisión de dejarlo. Cansado del exceso de crítica desde el Mundial de Brasil, desea pasar a otras funcionas dentro de la RFEF, pero tanto directivos como jugadores desean su continuidad. Posiblemente sea difícil que ningún seleccionador lleve al nivel de juego actual a España, ni que maneje al grupo de futbolistas con la mano de Vicente.

"Nos transmite una seguridad y una tranquilidad que beneficia mucho", confiesa Cesc Fábregas. "Es una persona que siempre piensa en el bien del grupo, nunca en el individual. Uno de esos entrenadores que sales al campo sabiendo lo que tienes que hacer y eso es lo más importante para un jugador".

"No es un entrenador que te llega emocionalmente, para notar una presión que no es del todo buena para el grupo. Te da mucha libertad en el terreno de juego, te sientes bien, libre para mostrar tu fútbol. Para el jugador español, con nuestro perfil, nos beneficia muchísimo para el fútbol que queremos jugar. Del Bosque es clave", añadió.

La manera en la que Del Bosque ha respaldado siempre la figura de Gerard Piqué y su apoyo ante los silbidos de la propia afición española o la forma en la que ha encarado el difícil cambio de rol del capitán Iker Casillas, son situaciones que refuerzan aún más la imagen del seleccionador en el grupo. Su manera de gestionar el grupo, la voz que da a todos, la cercanía con el jugador, su nobleza en cada decisión.

Pero poco puede hacerle variar una decisión meditada. Ni la conquista de nuevo del título y llevar a España a la leyenda de ser la primera en vencer tres Eurocopas consecutivas, pero el tema, con la clasificación a octavos de final ya conseguida, vuelve a escena en el día a día de la selección en la Isla de Ré.

CLICK PARA COMENTAR

Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque