Facebook Twitter Youtube
FÚTBOL EUROCOPA (Entrevista)

Paulino Granero, antídoto ruso contra Bale y la poderosa Inglaterra

Escrito por Ignacio Ortega

Sábado, 04 Junio 2016 15:45

Si Rusia quiere derrotar a la selección galesa del madridista Gareth Bale en la Eurocopa tendrá que llegar en plena forma, de lo que se ocupa su preparador físico, el español Paulino Granero.

"Espero que pasemos la primera ronda y ya en el cruce todo es posible. Pero no va a ser fácil. Sabemos el potencial que tiene Inglaterra, pero además está Gales. Bale está muy bien ahora", aseguró Granero, cuyo equipo debutará con los ingleses.

Este almeriense de 46 años, que no esconde que es aficionado del Real Madrid, recaló en el CSKA Moscú en 2010, cuando fue cesado Juande Ramos y trabajaba en el Betis, y en la selección rusa de la mano de Fabio Capello en marzo de 2015.

"Además de Bale, Gales tiene jugadores que militan en la liga inglesa. En cuanto a Eslovaquia es un equipo muy peleón que puede matarte a la contra", agregó.

En el caso de España, la campeona de las últimas dos Eurocopas, sospecha que "llegan cansados" debido "un calendario mortal", que provoca muchas lesiones y bajas entre los internacionales.

Cree que la clave de Rusia, semifinalista en 2008, es que "es un equipo veterano en el que todos se conocen muy bien" y que su fuerte "es el colectivo".

Reconoce que la baja del madridista Denís Chéryshev es "muy importante", más aún cuando ya se perdió por lesión el Mundial de Brasil.

"Es un jugador especial. Da la nota de calidad. Además, tiene experiencia internacional. Es una pena", afirma Granero, a quien también le afectó mucho la baja de última hora de Alán Dzagóev, el mejor jugador del CSKA.

Con todo, destaca que la troika de delanteros convocados para la Eurocopa tiene un gran nivel.

"Dzyuba está mucho mejor que hace dos años. Antes ni jugaba y ahora es titular indiscutible en el Zenit junto al brasileño Hulk", destaca.

Además está Smólov, mejor jugador y máximo goleador de la liga rusa, que ha marcado "grandes goles" con el Krasnodar y "está con muchísima confianza".

En cuanto a Kokorin, el niño bonito de Capello, reconoce que le ha costado recuperarse de las lesiones y de su traspaso mediada la temporada al Zenit, pero "ha llegado muy bien al final de la temporada", como se pudo ver en la final de Copa ante el CSKA, con victoria de los de San Petersburgo.

Otro futbolista que ha crecido mucho en las últimas dos temporadas desde que abandonó el CSKA es Mamáev, líder del Krasnodar, al igual que la gran novedad de la lista rusa, el joven Golovin (CSKA), un jugador con talento para jugar en Europa.

Pero Granero tiene especial predilección por el veterano Román Shirókov, "el capitán y un futbolista importantísimo para Rusia", pese a no haberse ganado la titularidad desde que recalara en el CSKA.

"Da igual. Shirókov es un futbolista que puede dar en cualquier momento un pase de gol y cambiar la suerte de un partido", insiste sobre el futbolista que jugó la Eurocopa de 2008, en la que los eslavos cayeron ante España en semifinales (0-3).

No quiere hablar mal de Capello, que fue quien lo llevó a la selección rusa y al que considera un grandísimo técnico, pero cree que el equipo ha mejorado mucho desde su renuncia, en gran medida en cuanto a la atmósfera del vestuario.

"Capello clasificó al equipo para un Mundial (el de 2014) después de 12 años de ausencia. Pero la mala actuación en Brasil lo cambió todo. Después en la fase de clasificación para la Eurocopa le condenaron los resultados. Contra Austria no merecimos perder", admite.

Granero considera que la contratación como seleccionador del ruso Leonid Slutski, el técnico del CSKA, "fue una decisión muy acertada".

"Si había alguien que debía sustituir a Capello ese es Slutski. Conoce perfectamente a los futbolistas y además le gusta el fútbol ofensivo. La muestra es que ha ganado siete títulos con el CSKA", resalta.

Esa es la principal diferencia con el centurión Capello, ya que Slutski "maneja muy bien el vestuario" sin tener que recurrir a la disciplina o a la "instrucción militar".

"Me ha sorprendido. Nada de gritar: ¡Cojones!. Con tres palabras se comunica. Todo muy sencillo. Con absoluta corrección y libertad", apunta.

Destaca que a Slutski "le gusta mucho la liga española y la sigue atentamente" y lo primero que hace al levantarse es leer la prensa deportiva de otros países.

"Es un entrenador moderno. Una persona muy metódica que trabaja mucho lo táctico y saca el mejor provecho de cada jugador. No ha sido difícil aplicar mi metodología. Nos compenetramos muy bien", comenta.

Acaba de renovar con el CSKA, campeón de liga, así que seguirá en Moscú, al menos, hasta la próxima temporada, mientras con la selección habrá que esperar a que termine la Eurocopa de Francia.

"Si quieren que siga, yo encantado. Tengo un sueño que es llegar con Rusia al Mundial de 2018, donde seremos el país anfitrión. Me he vuelto medio ruso. Me tratan muy bien, tanto a mí como a mi mujer y mis hijos", confiesa.

CLICK PARA COMENTAR
Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque