Facebook Twitter Youtube
EUROCOPA 2016 CROACIA (Crónica)

Los violentos rompen la tranquilidad de Croacia

Escrito por EFE / Juan José Lahuerta

Sábado, 18 Junio 2016 18:41

El paso por la Eurocopa de Croacia, hasta el encuentro que disputó este viernes ante la República Checa, estaba siendo un camino de rosas marcado por el buen ambiente, la tranquilidad y el buen fútbol del combinado balcánico. Sin embargo, la violencia de unos cuantos aficionados han logrado romper la armonía de la concentración.

En Deauville, ciudad donde se entrenan los hombres de Ante Cacic, la actualidad de los hinchas que consiguieron interrumpir el choque ante los checos durante unos minutos marca el paso. Incluso la lesión de Modric, a quien Cacic aún no descarta para el partido ante España, ha quedado en segundo plano.

Los croatas amanecieron con la apertura de un expediente de la UEFA por todo lo que ocurrió en el Stade Geoffroy-Guichard de Saint-Étienne. En el minuto 85, de manera orquestada, los hinchas violentos croatas lanzaron bengalas y petardos al campo y se encararon con la policía en la grada. Durante unos minutos, el partido se tuvo que detener.

El centrocampista Ivan Rakitic fue el primero en mostrar su preocupación: "A ver si podemos jugar contra España. Tal vez nos tengamos que ir para casa por lo que ha ocurrido. No jugamos a puerta cerrada por casualidad", dijo poco después del pitido final.

Después, Ante Cacic fue más severo que su jugador. Llamó "terroristas deportivos" a los violentos. Sin embargo, toda esa contundencia no sirvió a los croatas. El próximo lunes, la Comisión de Control, Ética y Disciplina se reunirá en París para sancionar a Croacia y, como mínimo, según reconoció Davor Suker, presidente de la Federación Croata de Fútbol, habrá una fuerte sanción económica.

La institución balcánica reaccionó este sábado con un comunicado. Aparte de pedir disculpas, dio un dato preocupante: avisaron con antelación a la policía francesa y a la UEFA de todo lo que iba a pasar. Y, seguidamente, de nuevo Cacic compareció ante los medios en rueda de prensa para dar otro golpe a los violentos: "Espero que los violentos avergonzaran a todo el país".

Ahí no acabó la cosa. Tras Cacic, apareció en rueda de prensa Miroslav Markovic, responsable de seguridad de la federación croata para dejar claro de nuevo que la institución a la que representa colaboró en todo momento con la UEFA, de la que no espera ninguna sanción.

Además, informó de que tres días antes del partido detallaron todo lo que pasó a partir del minuto 85 a la UEFA, a la policía croata y a la francesa. También declaró que el día antes se llevó a cabo una reunión de seguridad para que todos conocieran exactamente lo que se estaba planeando.

Y, finalmente, confirmó que la prueba de que todo lo que iba a pasar se sabía de antemano fue el cordón policial que se formó alrededor de los aficionados tres minutos antes de que se desencadenaran los hechos.

Así se desarrolló una mañana en la que Croacia se entrenó a primera hora sin tres jugadores. Aparte de Modric, no trabajaron junto al resto de sus compañeros Ivan Perisic y Marcelo Brozovic. Domagoj Vida y Vedran Corluka lo hicieron en solitario. De todos, Modric y Corluka podrían faltar ante España.

Aunque con el jugador del Real Madrid Cacic guarda alguna lejana esperanza, lo más seguro es que no arriesgue con su equipo casi clasificado. Y lo mismo con Corluka, que desde que se hizo una brecha en la cabeza en el estreno de Croacia ante Turquía, la herida no se le ha cerrado bien. El resto sólo sufre golpes y no trabajó por precaución.

Esas son las noticias deportivas del día en la concentración croata. Pero al final, casi no se habló de ellas. Pasaron de perfil. Los aficionados violentos eclipsaron a los jugadores de Cacic, que intentan por todos los medios recuperar el pulso de la actualidad.

El seleccionador croata lanzó un grito inicial en su rueda de prensa con un mensaje claro: "No vais a destruir el sueño de mis jugadores", afirmó. Esos jugadores sueñan con repetir la hazaña de la generación que en el Mundial de 1998 acabó en la tercera posición.

De momento, por su nivel futbolístico, pueden lograrlo. Sin embargo, por detrás tienen que sufrir una de las lacras de esta Eurocopa: la violencia. A ellos, como a los ingleses, a los rusos, y a otros más, les ha tocado. Y, en estos momentos, han roto la tranquilidad de un equipo que estaba llamado a sorprender en el torneo.

CLICK PARA COMENTAR
Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque