Facebook Twitter Youtube
Con solo siete goles Grecia se proclamó campeona de Europa

Portugal 2004: De sorpresa en sorpresa

Escrito por ElDesmarque

Miércoles, 08 Junio 2016 13:14
Reportar vídeo Reportar


La Eurocopa 2004 tuvo lugar en Portugal. Y la gran sorpresa del torneo fue protagonizada por la selección de Grecia, que derrotó en la final a la anfitriona y se alzó con el trofeo continental. Esta edición será recordada por las grandes sorpresas y decepciones que hubo.

La Republica portuguesa fue designada como país anfitrión para la disputa de la doceava edición de la Eurocopa. Los lusos, con Luis Figo, Deco y un joven Cristiano Ronaldo partían con la etiqueta de favoritos, aunque no empezaron nada bien la competición. El torneo comenzó y concluyó con el mismo partido, y curiosamente con el mismo vencedor. El partido inaugural perdieron 1-2 contra Grecia, los anfitriones. Aún así, consiguieron pasar como primeros de grupo por delante de los helenos y de España, que no superó la primera fase.

España: Demasiado por madurar todavía

Iñaki Saez, seleccionador español, decidió por apostar por las jóvenes promesas. Se encomendó a Xabi Alonso, Joaquín Sánchez, Vicente Rodríguez, Fernando Torres, Iker Casillas, Xavi Hernández o Carlos Marchena ninguno superaban los 24 años de edad. Se esperaba mucho de esta generación a pesar de no haber hecho una buena fase de clasificación.

España comenzó con buen pie, con victoria ante Rusia con un gol de Juan Carlos Valerón. Pero el segundo partido del campeonato, ante Grecia, los helenos sorprendieron a los pupilos de Saez y el gol de Fernando Morientes fue igualado por el combinado griego. Con 1-1 España se jugaba el pase en el tercer partido ante los portugueses.

España, a la que le servía un empate para pasar a cuartos, no puedo frenar a Portugal. Los anfitriones, en cambio, necesitaban ganar. Los lusos con un solitario gol de Nuno Gomes en el minuto 57, consiguieron la victoria y el pase a la siguiente ronda. De este modo, La Roja marchaba a casa sin haber superado la primera fase.

Dos favoritas cayeron en la primera ronda

La eliminación de los españoles, no sería la anécdota del campeonato. La abundancia de sorpresas, sería una de las característica de esta edición. Dos grandes colosos como Alemania e Italia tampoco superarían la primera fase.

Los germanos, dirigidos por Rudi Völler, quería contundencia defensiva y se encontró con esterilidad ofensiva. Ante la República Checa, los alemanes tuvieron sus opciones pero no acertaron. Su rival, con un once plagado de suplentes debido a su clasificación matemática como líder de su grupo, se bastó de dos fogonazos para finiquitar el partido. Y mandar a Oliver Kahn, Ballack, Lahm, Schweinsteiger y Klose entre otros, devuelta a su país.

Los Italianos, a diferencias de las otras grandes selecciones cayeron con mucha polémica. Como ya le ocurriese en el Mundial de 1994 de Estados Unidos, se volvió a utilizar polémicos criterios de desempate para determinar a los clasificados finales. Un empate sin goles frente a los daneses, un gol de Antonio Cassano que dejaba en tablas en marcador ante los suecos, y una victoria `in extremis` frente a los búlgaros por 2-1 gracias a los goles de Perrottay Cassano, que unidos a los resultados del resto de equipos daban un triple empate a 5 puntos en el que Italia se vería desfavorecido por la peor diferencia de goles totales debido al menor número de dianas anotadas a favor.

Esta situación fue muy polémica debido al último enfrentamiento entre los equipos nórdicos, que conocedores de dicha posibilidad, sabían que el empate, que al final se produjo, clasificaba a ambas selecciones dejando fuera a los italianos. Desde el país transalpino se denunció tal situación, y fue bautizado por la prensa italiana como “El Biscotto”

Grecia, se planto en la final por la mínima siempre.

El combinado de Otto Rehhaguel,  no entraba en las quinielas para pasar a los cuartos de final. Sin embargo, caprichos del destino, el combinado heleno fue sumando puntos a base de victorias en la fase de grupos. Ya era un éxito alcanzar los cuartos de final... pero los griegos quería más. Venció a Francia para cerrar su billete a las semis gracias a un solitario gol de Charisteas en el minuto 65 y volvió a dejar con la boca abierta al viejo continente  volviendo a ganar por la mínima a la República Checa. En que Dellas marcó en la prórroga para meter a su país en la final.

Más sorpresas y suspense

En los cuartos de final continuaron las sorpresas. La ya comentada caída de Francia por los helenos. Se sumó la victoria de la República Checa, que ganó cómodamente a Dinamarca 3-0. Y en el resto de eliminatorias, se tuvo que decidir en la pena máxima. Portugal y Holanda, aguantaron la presión en la tanda de penaltis, y llegaron a semifinales tras ganar desde los 11 metros a Inglaterra y Suecia, respectivamente.

Los lusos, con el calor de su público, venció por 2-1 a Holanda. Y el país entero se preparaba ya para ganar su primer torneo absoluto de selecciones.

La Final

El 4 de julio de 2004, Portugal y Grecia se plantaron sobre el césped del `estadio Da Luz´ con el objetivo de conquistar la ansiada corona europea. Los portugueses, quisieron aprender de los errores que cometieron ante Grecia en el choque de la fase de grupos, pero los de Otto Rehhagel volvieron a sorprender a la anfitriona. El delantero griego, Angelos Charisteas en el minuto 57,marcaria un solitario gol que dejaría a todo el país portugués más que helado en pleno mes de julio. De nuevo, una  victoria por la mínima y Charisteas como héroe de la final dejaría a los lusos sin la victoria esperada.

Con solo siete goles en toda la fase final Grecia se había proclamado campeona de Europa. Un grupo de jugadores con muy poco renombre había hecho historia para su país.

 

CLICK PARA COMENTAR


 

 
El Desmarque