Facebook Twitter Youtube
La selección española borda el fútbol en su segundo título

Austria y Suiza 2008: Viena acoge la primera sinfonía de España

Escrito por Joaquín Anduro

Martes, 07 Junio 2016 14:33
Reportar vídeo Reportar


La selección española llegaba en 2008 a la Eurocopa de Austria y Suiza después de 44 años sin ganar nada, con la maldición de los cuartos de final presente y con el debate en torno a la exclusión de Raúl por parte de un cuestionadísimo Luis Aragonés en la lista definitiva. Un cóctel que podría resultar explosivo pero que pasó al olvido desde el momento en el que Cesc Fábregas anotó el penalti decisivo en la tanda de cuartos frente a Italia.

Era un rival, además, que no invitaba al optimismo. Era Italia, esa selección que ganaba sin merecerlo, campeona del mundo dos años antes y a la que la selección no vencía en partido oficial desde los Juegos Olímpicos de 1920. Para colmo, el encuentro llegó a la tanda de penaltis, ronda en la que España sólo había conseguido una victoria en su historia. 

Iker Casillas, capitán desde la no convocatoria de Raúl, apareció como héroe con dos paradas a Di Natale y a De Rossi permitiendo a Cesc Fábregas tener la oportunidad de cambiar la historia de la 'Roja', el nuevo mote con el que Luis Aragonés quiso que todo el país llamara a la selección. El centrocampista del Arsenal no falló en el duelo ante Buffon y España accedía a unas semifinales por primera vez desde la Eurocopa de 1984.

España ya había brillado en la primera fase, algo habitual en la primera década del nuevo milenio como previa a la típica eliminación en las rondas eliminatorias. Con un estilo plagado de jugadores 'bajitos' de toque y con la 'vieja guardia' encarnada en la figura de futbolistas como Raúl, Albelda, Joaquín o Míchel Salgado fuera de la convocatoria, Luis Aragonés mandó esta lista en el que sería su último torneo con la selección:

Porteros: Iker Casillas (Real Madrid), Pepe Reina (Liverpool), Andrés Palop (Sevilla).

Defensas: Carlos Marchena y Raúl Albiol (Valencia), Sergio Ramos (Real Madrid), Carles Puyol (Barcelona), Álvaro Arbeloa (Liverpool), Juanito (Betis), Joan Capdevila (Villarreal) y Fernando Navarro (Mallorca).

Centrocampistas: Xavi Hernández y Andrés Iniesta (Barcelona), Xabi Alonso (Liverpool), Cesc Fábregas (Arsenal), Marcos Senna y Santi Cazorla (Villarreal), David Silva (Valencia) y Rubén de la Red (Getafe).

Delanteros: David Villa (Valencia), Fernando Torres (Liverpool), Dani Güiza (Mallorca) y Sergio García (Zaragoza).

Una selección joven que tuvo ante Rusia en el debut la oportunidad de demostrar la buena pinta del combinado. Desde una derrota a finales de 2006 en Cádiz ante Rumanía, la 'Roja' remontó el vuelo para clasificarse para la cita con un partido en Dinamarca como ejemplo de lo que se avecinaba. Rusia dio buena cuenta de ello al caer en el primer partido 4-1 con 'hat-trick' de un David Villa que venía enrachado con el Valencia.

En el segundo partido, la Suecia de Ibrahimovic estuvo a punto de sacar un empate a España hasta que, de nuevo Villa, apareció en los últimos minutos para clasificar a la selección a cuartos como primera del Grupo D. El trámite ante Grecia sirvió para dar una oportunidad a los menos habituales y sumar una primera fase impecable. 

La victoria ante Italia en la tanda de penaltis después de empatar a cero insufló de optimismo a los jugadores, que bordaron el fútbol en la semifinal de nuevo ante Rusia, ya con Arshavin, a la que vencieron por 3-0. Los rusos no podían hacer nada ante el movimiento de balón español, con Xavi Hernández, MVP de la Eurocopa, como maestro de ceremonias apoyado por Iniesta, Silva, Fábregas o Alonso. 

En la final esperaba Alemania, una de las selecciones más potentes del mundo también en pleno relevo generacional, con jugadores como Schweinsteiger, Lahm, Klose, Podolski o la estrella Ballack llevando el peso de un equipo dirigido por el debutante Low, ayudante de Klinsmann en el Mundial dos años antes. Asustaba sobre todo el poderío y experiencia de una selección con 3 Eurocopas a sus espaldas.

Pero esta España demostraba ya estar hecha de otra pasta. El discurso motivador de Luis Aragonés antes de la final provocó que España saliera sin complejos al partido y consiguiera adelantarse con un pase de Xavi al espacio que Torres mandaba a la red colándose entre Lahm y Lehmann. Alemania apenas encontró ocasiones en un partido en el que España no soltó el balón hasta el pitido final que significaba el segundo título para la selección, 44 años después de aquel histórico cabezazo de Marcelino a la Unión Soviética en el Santiago Bernabéu.

Austria y Suiza acogieron una Eurocopa en la que, además del juego hipnótico de la selección española, destacaron otras selecciones como la rival por dos veces de España, Rusia. Andrei Arshavin tuvo su momento de gloria una vez superada la sanción que le impidió jugar en el debut ante la 'Roja' con dos partidazos ante Suecia en grupos y Holanda en cuartos que metieron a Rusia en semifinales por primera vez como nación independiente.

Especialmente destacable fue el partido contra los 'tulipanes', que venían de arrollar en la primera fase a Italia (3-0) y Francia (4-1), las dos finalistas en el Mundial de Alemania dos años antes. Los Robben, Sneijder, Van Nistelrooy o Van Persie se encontraron con unos rusos muy superiores físicamente con Arshavin como estilete. El futbolista ruso jamás volvería a mostrar el nivel que se le vio en esta Eurocopa o en la Europa League lograda por el Zenit unas semanas antes.

Sorprendente fue la actuación de Rusia, así como la de Turquía. El equipo otomano demostró garra y coraje al meterse en semifinales después de haber comenzado perdiendo todos los partidos. En la primera fase, las remontadas ante la República Checa y Suiza con Arda Turan, Senturk y Nihat como goleadores les permitieron acceder a los cuartos, donde de nuevo sacaron fuerzas de flaqueza empatando a una potente Croacia en el último minuto de la prórroga para vencer en los penaltis. 


Todos Los Goles de la Eurocopa Austria-Suiza... por Jwasc92Futbol

Sólo Alemania, bajo una intensa lluvia, se quitó de en medio a Turquía en la penúltima ronda. Los germanos fueron, junto a España, la única selección 'grande' que cumplió con las expectativas en esta Euro. Inglaterra estaba fuera de combate desde el inicio, al no clasificarse siquiera para la fase final y las dos finalistas del último Mundial, Italia y Francia tuvieron que jugarse en un duelo fratricida en la primera fase que cayó del lado italiano, al igual que en Berlín dos años antes.

Decepcionaron también las dos anfitrionas, Austria y Suiza. Sólo los suizos fueron capaces de lograr una victoria, ante una Portugal que no se jugaba nada con dos goles de Hakan Yakin en su despedida. El nivel espectacular esa temporada de un Cristiano Ronaldo que se alzaría con el Balón de Oro no sirvió para que los lusos sorprendieran a la 'Mannschaft' en cuartos de final.

Mucho nivel en una Eurocopa recordada en nuestro país por el inicio de los años más brillantes en la historia de la selección española.

Alemania, finalista

La selección germana llegó hasta la final, donde cayó por 1-0 frente a España.

CLICK PARA COMENTAR
Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque